La chimenea empezaba a calentar con más fuerza, hacía frío, mucho frío. Sentada en la mesa miraba por la ventana,  y se quedaba pensativa mirando aquel lago congelado.
Por un momento llegó a pensar que por mucho que calentase la chimenea, no habría nada que le calentase aquel corazón helado.

fire-690944_1280

Anuncios