No era común ver a chicas de saldo y esquina llorar por recibir una carta. La arrojó a la alcantarilla dejando ver el membrete, no había segundas oportunidades para una puta.

letters-637182_1280

Anuncios