La tinta de esa pluma ya no podía escribir los versos más delicados y profundos, y aquel rascacielos ya no conseguía que se perdiera infinitamente en su imaginación. Todo era mas fácil  cuando su pluma dibujaba garabatos en aquella espalda  reflejando el galimatías que tenía en su cabeza.

image

Anuncios