Repasaba delicadamente las mariposas de su espalda con sus dedos, pero el tiempo se interpuso entre aquellas manos y aquel dorso curvado, haciendo que las mariposas ya no se acordaran de  aquellos dedos, dejando que el olvido ganara el juego.

image

Anuncios