El avión de juguete tenía un motor pequeñito, no había ni cura ni enfermera que pudiera reparar aquel corazón mecánico. No, no podía volar. Perdió toda su ilusión y toda su autoestima, olvidando que desde el suelo, con solo proponérselo, también se podía volar alto.

image

Anuncios