No conseguía reparar aquella rueda, el pedal seguía sin dar la vuelta entera, lo único que daba vueltas era su cabeza, aquel pequeño y eterno inframundo donde no dejaban de rondarle los demonios… No. No podía arreglarlo. le tocaría llevarlo a reparar, aunque poco podría hacer con su sueldo de becario.

Anuncios