Su amor era utópico, quimérico, sobrecogedor. Sólo podía contemplarla una vez al año a escondidas y con la luz apagada, la noche donde los muertos no necesitaban disfraz.


Anuncios