Menuda caca de prosa la de aquel libro, no contenía arte o aventuras, solo dolor y soledad, desamor y desilusión, amor y muerte. Se lo repetía a cada capítulo que leía, mientras le seguía dando una oportunidad a la historia leyendo bajo una pequeña lampara que daba esa luz tenue que tan poco le gustaba.

Anuncios