No escucharon al que carecía de cordura, por ser sus palabras síntoma de la locura. No escucharon la profecía que el lunático advertía, que con el tiempo, en realidad todo se convertía.

 

Anuncios