El microcuento más delicado y frágil se escribió con dos palabras, quiero té [Cualquier nombre propio], a lo que le contestó, yo también. Era su manera de decirse en silencio lo que no podían gritarse cuando se anhelaban.

coffee-1711431_1920

 

Anuncios