Ya no le quedaba nada, iba vagabundeando amor, solo podía ofrecer su amor se “low cost” con fecha de caducidad. Su única luz al final del túnel era la bombilla de aquella farola que apenas alumbraba, con una zapatilla colgada, y junto a ella una línea blanca, donde todo lo olvidaba.

Anuncios